Tumor testicular

En la detección del tumor testicular, generalmente el paciente consulta por un bulto en el testículo que se nota en la autoexploración.

Inicialmente para el diagnóstico, se utiliza la ecografía escrotal que demuestra la existencia de un tumor en el interior del testículo. El análisis de sangre mide los marcadores tumorales del cáncer de testículo, LDH, alfa-fetoproteína y betaHCG (no se elevan en todos los tumores testiculares).

Diagnóstico

El diagnóstico definitivo se realiza mediante extirpación completa del testículo (orquiectomía radical) y estudio anatomo-patológico. El estudio de extensión (descartar posibles metástasis), se realiza mediante TC toraco-abdominal.

Tratamiento

Tras la extirpación del testículo afecto (orquiectomía), según el estadio del tumor (tamaño y extensión) y el tipo (seminoma o no seminoma) se aplican diferentes esquemas de quimioterapia. Si persisten ganglios tumorales en el abdomen se realiza una intervención: linfadenectomía retroperitoneal.