Tumor de vías urinarias

Algunos tóxicos derivados de colorantes, tintes y pinturas favorecen también la aparición del tumor de vías urinarias. La mejor prevención es evitar el tabaco.

El poder tóxico del tabaco es clave en la formación de tumores de urotelio, tanto de vías como de vejiga.

El tumor de tracto urinario (pelvis renal, uréteres), suele ser diagnosticado a partir de un sangrado de orina (hematuria). En muchas ocasiones, se detecta durante el estudio por cáncer de vejiga. La urografía intravenosa y el uroTAC son pruebas muy útiles para su diagnóstico. En casos de duda, la ureteroscopia permite visualizar de forma directa y biopsiar la lesión.

Tratamiento

EL tratamiento es quirúrgico, mediante la extirpación del riñón de forma completa y el uréter en toda su longitud (nefroureterectomía), que puede realizarse abierta, laparoscópica o asistida por robot daVinci.

En casos seleccionados (tumor de pequeño tamaño y superficial, pacientes con un solo riñón o con insuficiencia renal) se puede realizar la resección sólo del tumor, conservando el riñón y el uréter, pero atendiendo siempre al riesgo oncológico y personalizando la decisión en cada caso.