Técnica de la Cirugía Laparoscópica

La laparoscopia es la alternativa mínimamente invasiva a la cirugía abierta convencional, en la que una pequeña cámara llamada laparoscopio es utilizada para ver dentro del abdomen.

Cirugía laparoscópicaDe esta forma, el laparoscopio transmite la imagen de los órganos internos a un monitor de televisión a través del cual el cirujano pueda guiarse para realizar diferentes procedimientos quirúrgicos. El laparoscopio magnifica la imagen varias veces respecto al tamaño real, permitiendo una mejor visión de los órganos abdominales.

La cirugía laparoscópica es mínimamente invasiva ya que solo se requieren 3 ó 4 pequeñas incisiones (orificios de 0,5 a 1 cm.) en lugar de una herida de 15 a 20 cm. Por estas pequeñas incisiones se introducen los instrumentos con los que se opera.

Los pacientes que se han sometido a estas intervenciones han tenido los mismos beneficios terapéuticos de la cirugía abierta convencional pero con notablemente menos dolor postoperatorio, menos días de estancia en el hospital, una recuperación mas rápida y mejor resultado estético. Así como un «retorno» mas rápido a los hábitos dietéticos habituales y a la actividad normal.

La cirugía laparoscópica puede ser utilizada para la realización de los siguientes procedimientos:

Adrenalectomía, Nefrectomía radical por cáncer, Nefroureterectomía radical por cáncer, Nefrectomía simple, Nefrectomía parcial, Nefrectomía de donante vivo para transplante, Criocirugía del riñón, Resección de quistes del riñón, Nefropexia, Píeloplastia, Cirugía ureteral, Cirugía de la litiasis del uréter, Re-implante del uréter por reflujo, Prolapso vaginal, Linfadenectomía pélvica, Testículos no descendidos, Enterocistoplastia, Linfadenectomía retroperitoneal por cáncer de testículo, Prostatectomía radical por cáncer de próstata.