Los riñones: órganos vitales purificadores de la sangre

La salud de nuestros riñones es muy importante ya que son órganos que realizan funciones primordiales para nuestro organismo, como pueden ser:  la función de excreción, eliminación de toxinas del cuerpo y filtración de la sangre de nuestro organismo.

De acuerdo con la información proporcionada con la Sociedad Española de Nefrología , aproximadamente un 10% de la población mundial padece esta enfermedad.

En España los casos de Enfermedad Renal Crónica (ERC)  han aumentado un 20% en los últimos 10 años, por lo que es necesario concienciar a la población y empezar a cambiar algunos malos hábitos.

Existen algunas pautas a seguir para mantener nuestros riñones en perfecto estado y funcionamiento:

1. Consumir mucha agua

El consumo de agua (aproximadamente dos litros diarios) es muy importante, nos ayuda a eliminar toxinas y mantener limpios los riñones, además de prevenir la formación de cálculos renales.

Evitar el consumo de bebidas alcohólicas.

2. Hacer ejercicio habitualmente

Una hora de ejercicio físico diaria nos ayudará a recudir la presión arterial y mantener un peso adecuado. La obesidad es uno de los factores de riesgo para padecer una ERC.

3. Mantener una alimentación adecuada

Seguir una dieta saludable también nos ayuda a controlar nuestro peso. Además existen algunos normas para mantener nuestro organismo en buen estado de funcionamiento llevando una alimentación adecuada:

  • El consumo de productos vegetales ayuda a controlar la diabetes, que podría llegar a afectar a los riñones.
  • Evitar el consumo excesivo de sal.
  • Consumir tres piezas de fruta diarias.

4. Controlar el nivel de glucosa en sangre

Es importante mantener controlados los niveles de azúcar en la sangre. la diabetes se manifiesta de forma silenciosa en sus primeras etapas y puede llegar a causar daños renales. Por ello, es necesario realizar controles médicos periódicos.

5. Dejar de fumar

El tabaquismo es un factor de riesgo en trastornos renales. Las personas que fuman tienen un riesgo hasta tres veces mayor de desarrollar alteraciones en la función del riñón en comparación con las no fumadoras.

6. Evitar el consumo excesivo de analgésicos

Algunos medicamentos de venta libre como puede ser el ibuprofeno, pueden llegar a dañar los riñones con un consumo regular. Se pueden tomar de vez en cuando o en alguna emergencia, pero nunca abusar de ellos.

Si se padece alguna enfermedad crónica es importante consultar con el médico para buscar otras opciones que causen menos daño.

7. Acudir al médico

Ante la aparición de síntomas que nos hagan presagiar algún problema, es importante acudir cuanto antes a un profesional para que haga una valoración más detallada de posibles problemas renales.

Algunos síntomas podrían ser:

  • Aparición de sangre en la orina (hematuria).
  • Orinar con mayor frecuencia, por ejemplo, levantarse muchas veces durante la noche (nocturia).
  • Cansancio o fatiga.
  • Aumento de la tensión arterial (hipertension).