Localización del hidrocele

¿Qué es el Hidrocele?

Un hidrocele es la acumulación benigna de líquido en el escroto, o a lo largo del cordón espermático. La formación del hidrocele requiere un desequilibrio entre la producción de líquido del escroto y su absorción.

Diagnóstico

Los hidroceles se pueden dividir en aquellos que presentan una comunicación persistente entre el escroto y la cavidad abdominal, conocidos como hidroceles comunicantes, y los hidroceles no comunicantes, que se desarrollan por un aumento en la producción de líquido, o una alteración en la absorción.

Los hidroceles comunicantes son mas comunes en niños. Se produce por una falta del cierre del cordón espermático, permitiendo el paso en ambos sentidos del líquido seroso producido normalmente en el abdomen. Se observa un aumento variable del volumen del escroto, con cambios durante el día y la noche, pudiendo aumentar con maniobras que eleven la presión abdominal como cambios de posturas o el ejercicio, pudiendo disminuir el contenido líquido al comprimir externamente el escroto.

El hidrocele no comunicante, es el más frecuentemente visto en adultos. La mayoría de las veces se presenta sin una causa aparente, aunque se puede relacionar a procesos víricos, secundarios a traumatismo testicular, infecciones testiculares bacterianas, o posteriormente a cirugías como la varicocelectomía.

En el hidrocele no comunicante se aprecia un aumento de volumen del escroto, pudiendo ser solo de un lado o de ambos, este aumento de volumen progresa lentamente en el tiempo, llegando a adquirir grandes dimensiones, favorecido por el hecho de que es indoloro, solo presentando molestias por su gran tamaño. Durante la exploración además del tamaño, el urólogo ilumina el escroto con una linterna, produciéndose una iluminación del contenido comprobando así que se trata de líquido y no una masa sólida. En caso de dudas en el diagnóstico, se debe realizar una ecografía escrotal y testicular antes de planificar una cirugía.

Tratamiento

Al ser una entidad benigna, la necesidad de tratamiento esta dada por las molestias que puede presentar el paciente con el aumento progresivo del tamaño.

La cirugía se realiza con anestesia general o locoregional (raquídea). El procedimiento quirúrgico consiste en una incisión de unos 3-4 cm en el escroto, se vacía la cavidad del líquido acumulado y posteriormente se evierte la túnica vaginal, la capa interna del escroto mas próxima al testículo, para evitar la recidiva del hidrocele. La recuperación post operatoria es generalmente de un día hospitalizado, posteriormente requiere reposo relativo en el domicilio, pudiendo reiniciar paulatinamente actividades normales, con un control por el urólogo a las 2-3 semanas.