Localización del Escroto

El escroto agudo como tal, se asocia al cuadro caracterizado por dolor intenso en el contenido de la bolsa escrotal.

Las entidades causales de un síndrome de escroto agudo son:

  • Torsión del testículo
  • Orquitis y Epididimitis
  • Traumatismos escrotales

La torsión testicular se pueden producir a lo largo de toda la vida, existen dos 2 picos de máxima frecuencia; el período neonatal y el periodo prepuberal/puberal. Con una mayor frecuencia entre los 8 años y 20 años y un pico de máxima frecuencia sobre los 14 años. La prevalencia en España es del 1 al 1,5% de las urgencias urológicas. Se debe a un giro del testículo que da lugar a una compresión de las estructuras vasculares que produce una isquemia que puede terminar en necrosis del testículo.

Generalmente, se producen de de forma espontánea aunque puede haber antecedentes de traumatismo, frío, ejercicios o estímulos sexuales. Es frecuente que antes de que se instaure el cuadro agudo, la aparición de dolores testiculares leves o moderados por giros menores que no llegarán a producir torsión completa. Desde el punto de vista sintomático se caracteriza por dolor brusco e intensidad creciente en el testículo afectado, con enrojecimiento y edema escrotal al que puede acompañar sudoración, náuseas, y vómitos. No hay síntomas miccionales, siendo rara la fiebre, que aparece sólo en casos evolucionados donde hay necrosis testicular. La Ecografía eco-doppler color es la prueba diagnóstica de elección al permitir la visualización de la vascularización testicular pudiendo distinguir si el flujo circulatorio es normal, ausente o aumentado. El tratamiento de la torsión, de confirmarse el diagnóstico, es la cirugía de urgencia lo más precoz posible. Consiste, a través de una incisión en el escroto, de la detorsión testicular y la fijación de ese testículo. Si no hay recuperación del testíoculo, por un tiempo de isquemia (falta de flujo) elevado, se procede a la orquidectomía (quitar el testículo).

La Orquiepidimitis consiste en la inflamación por una infección del testículo. En general, los agentes causales de la orquioepididimitis más frecuentemente son; los virus, propios de las enfermedades de la infancia, y las bacterias, causantes de las infecciones urinarias. La orquioepididimitis constituye la causa más frecuente de dolor escrotal en el varón adulto. Clínicamente debuta con dolor en región escrotal irradiado a lo largo del cordón espermático y generalmente acompañado de fiebre elevada. En cuanto al tratamiento se suele precisar tratamiento antibiótico y analgésico.

Los traumatismos escrotales se caracterizan por el antecedentes de un golpe o traumatismo sobre el testículo. El dolor suele ser intenso y puede acompañarse de dolor abdominal, mareo, nauseas y vómito. En ocasiones es necesario realizar una ecografía para valorar posibles hematomas, y/o descartar daño testicular. En general el tratamiento se centra en medidas conservadoras con frío local y analgésicos. Si el daño testicular es muy importante e irreversibles en ocasiones es necesario la exploración en quirófano y la exéresis del testículo.