Cáncer de próstata

El cáncer de próstata es la primera neoplasia más frecuente en varones y su incidencia aumenta con la edad.

Dado que esta patología en fases iniciales suele ser asintomática, se recomienda a los pacientes varones realizarse un control prostático anual (screening) entre los 45 y 75 años de edad.

Diagnóstico

Su diagnóstico precoz de basa en la realización de una analítica de sangre que incluye el Antígeno Prostático Específico (Prostatic Specific Antigen, PSA) y cuya alteración puede orientar al urólogo para la realización de una Biopsia de Próstata* que confirme el diagnóstico.

*Biopsia prostática: Procedimiento que se realiza bajo sedación en quirófano y consiste en la punción dirigida por ecografía de varias zonas de la próstata, incluyendo áreas sospechosas; para su posterior análisis microscópico que confirme o excluya el diagnóstico.

Tratamiento

Una vez confirmado el diagnóstico de Cáncer de próstata, si se trata de un tumor localizado, se pueden plantear varios tratamientos con intención curativa:

  • Prostatectomía radical laparoscópica.
  • Prostatectomía radical laparoscópica asistida por Robot daVinci.
  • Radioterapia externa.
  • Braquiterapia.

El tratamiento estándar del tumor de próstata localizado es la prostatectomía radical.

Tradicionalmente, hasta hace muy poco tiempo, se realizaba un abordaje abierto con una amplia incisión. Con el fin de disminuir la pérdida sanguínea y el dolor postoperatorio, así como el tiempo de hospitalización y la convalescencia; se han desarrollado técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas con excelentes resultados oncológicos y mejor recuperación del paciente.

La cirugía robótica es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva y efectiva contra el cáncer de próstata, que proporciona una visión tridimensional y mayor destreza quirúrgica durante la extirpación de próstata, con la ayuda de instrumentos articulados y la eliminación del temblor; lo que permite la preservación de estructuras nerviosas y vasculares.

En esta cirugía se emplean 4 incisiones de 1 cm aproximadamente y una incisión umbilical.

Actualmente, los pacientes prefieren los abordajes mínimamente invasivos, ya que asegura incisiones pequeñas con un período más corto en la curación de las heridas, menor sangrado y dolor.

Ventajas:

  • Incisiones pequeñas con menos cicatrices visibles.
  • Menor necesidad de medicación para el dolor
  • Menor posibilidad de infecciones post-operatorias.
  • Menores complicaciones comúnmente asociadas a la prostatectomía radical abierta.